Barrio Old Town

Casco antiguo de Edimburgo (Old Town)

La ciudad vieja (Old Town) es el casco histórico de Edimburgo, lugar donde debe comenzar cualquier visita encaminada a descubrir los múltiples atractivos de esta pintoresca ciudad.

Está claramente separada de la ciudad nueva (New Town) por los Princes Gardens y conserva su antiguo y coqueto trazado medieval. La recorre la arteria principal de la ciudad, la Milla Real (Royal Mile) que une el Castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse.

El casco antiguo de Edimburgo, Patrimonio de la Humanidad, es realmente bonito y tiene un encanto muy especial que hace única a esta ciudad. El castillo se alza sobre una colina rocosa a cuyos pies se fue desarrollando la ciudad a lo largo de los siglos. De la Royal Mile parten las cuatro calles principales que dan forma al casco histórico: Castlehill, Lawmarket, High Street y Cowgate. Aquí se concentran algunos de los monumentos y atracciones más importantes de Edimburgo: la magnífica catedral de Saint Giles, de visita imprescindible, el Museo Real de Escocia, The Hub (antigua iglesia Higland Tolbooth kirk, convertida en centro de información del Festival de Edimburgo); El Parlamento escocés… estos son solo algunos de los edificios más representativos que se alzan en pequeñas plazas o entre las casas de las principales calles que conservan su arquitectura tradicional, aunque muchas de ellas fueron reconstruidas tras el grave incendio que sufrió la ciudad en 1824.

Old Town tiene además otra particularidad que hará que perderte entre sus calles resulte una verdadera sorpresa. Se trata de los “closes”, los pequeños callejones y pasadizos que hacen que el casco viejo de Edimburgo sea único en Europa. Son callejuelas, algunas minúsculas, misteriosas y cargadas de leyendas algunas de lo más tenebrosas. Los encontrarás fácilmente en cuanto abandones la Royal Mile, comunican distintas plazas, dos calles o simplemente no conducen a ninguna parte. Entre los más curiosos tienes el Lady Stairs Close, que conduce a la pequeña plazoleta donde se encuentra el Museo de los Escritores (Lawnmarket) y el imprescindible Mary King’s Close, desde donde, además, podrás acceder al subsuelo de la ciudad y descubrir el Edimburgo de las leyendas y los fantasmas (tienes tours que hacen el recorrido por la ciudad subterránea).

Recorrer todo este centro histórico resulta un paseo encantador e inolvidable. Edimburgo, es un importante destino turístico pero aún así es una ciudad tranquila, alegre y agradable. En Old Town encontrarás bonitas tiendas de souvenirs, algunos elegantes restaurantes y también antiguos pubs y tabernas “auténticas” con el típico ambiente escocés (puedes hacer una pausa en la Tolbooth Tavern).

En la zona tienes otras muchas atracciones que, dependiendo de tu tiempo, merecen una visita como por ejemplo el Surgeons hall, museo de medicina (Nicolson Street, cerca de Cowgate), Scoth Whisky Experience, para conocer todos los secretos de la elaboración del famoso whisky escocés ( 54 Catlehill) o la Cámara oscura (junto al castillo, 549 Castlehill).

Foto: spbaines

Opina

*

4 × cuatro =